Machote episodio 39 – La vida.

Si la remuneración por las lecciones que la vida me ha dado fuesen lempiras, sería millonaria. Sin embargo, obtengo algo mucho mejor, saciedad. Yo soy muy curiosa, y Dios ha sido bueno en desmantelarme muchos secretos. Cada día antes solía ser aburrido. Ahora, encuentro algo inigualable en todo, y sueño siempre. Cada día, la vida adquiere más y más sentido. Cada día, se siente más divertido. Cada engorroso momento, es increíble porque sé que después de él, viene algo mejor. 

Machote episodio 38 – Como escritores

Como escritores, a veces, es imperativo dejar a un lado cualquier cosa por salir corriendo a tomar algo con lo cual escribir. 

Como escritores, es necesario que las ideas más voluminosas y aquellas que aparentan ser diminutas, sean retratadas en algún lugar.

Como escritores, la trivialidad parece jamás existir ante el deseo impetuoso de ver todo bajo un lente creativo. 

Me gusta escribir, me gusta dejar algo de mí, para ti, y para nosotros. 

Es bueno, saber

Que no todo es tan aburrido como lo pintan. 

P.D.

Lo que nadie te ha dicho, es que todos escribimos.

Con amor,

Amparo Cribas.

Machote episodio 37 – Borrón y Cuenta Nueva

Viernes 23 de abril, 2021

15:11 PM

Borrón y cuenta nueva. Esa frase me gusta. Los principios son siempre buenos, pero difíciles. Mientras que el borrón y cuenta nueva suena entre reset/reinicio. 

¿Por qué me gusta? Porque considero que en cuestiones personales, nos encanta crearnos prejuicios. Por ej. Esa receta me salió mal, yo soy mala para cocinar. Esas auto profecías, esos malos tratos que nos damos nos impiden sentir entusiasmo. 

Hoy le doy borrón y cuenta nueva a todo aquello que he intentado y en lo que he fallado, le doy borrón y cuenta nueva para refrescarme y poder hacerlo, sentirme orgullosa de mis decisiones, ya sea que salga bien o mal. 

P.D. Ahora, me apuro antes de que se me haga más tarde para ir al súper. 

¿Hay algo que necesites reiniciar? ¿Algo en lo que debas creer que eres capaz a pesar de que en ocasiones anteriores hayas fallado o abandonado?

¡Vos podés!

Con Amor,

Amparo Cribas.

Machote episodio 36 ¿Por qué la disciplina positiva es la onda?

Porque a través de ella aprendemos a transformar el desorden que la sociedad nos ha dejado. Con ella el aprendizaje es menos tosco, las personas canalizan sus habilidades sin sentirse presionadas y alcanzan metas que para otros parecían imposibles de lograr. 

Machote 35 – “Para los amantes” lo que de Helen aprendí…

El semáforo estaba en rojo, ella a mi lado hablando del gran José, yo escuchándole un poco y tarareando “We didn’t start the fire”. La vi y no pude morder mi lengua “¿Cómo puedes ser tan romántica?”. Yo me esperaba una respuesta plenamente diferente. Créanme, me sorprendió al decirme:

“Realmente disfruto mucho amar, y aquellos a quienes he amado pueden dar fe de ello. Sin embargo, el amor sin una pizca de razonamiento y dominio propio, puede instituirse como una vil puñalada, que atraviesa el alma. Esa no es la intención. Eso ya no es amor.” 

Iba a interrumpirla cuando el DJ cambió la pista y ella dijo: “esa canción, la amo, Amparo, y no me estás pidiendo un consejo pero como sé que te gusta muchísimo la música, voy a correr el riesgo”.

Ya tenía lista la miosina y actina de mi boca cuando…

NUNCA DEDIQUES TUS CANCIONES FAVORITAS A TU NOVIO. Busca otras bonitas y las dedicas, pero no tus favoritas. 

Helen

Esta vez alcancé a decirle: “Warum? (¿Por qué? en alemán)”.

“Porque te entrará el deseo impetuoso de escucharlas cuando todo termine, y te depositará ácido en tus entrañas. Te encontrarás en confusión. Ya no sabrás si te gusta o no.” 

Emocionada y confirmando le dije: “Oíme, tenés toda la razón: recuerdo que una de mis canciones favoritas, Shut up and dance with me de Walk the Moon, se la dediqué a un novio. Cuando todo terminó me costó muchos años volver a escucharla sin que algo doliese”. 

AND I KNOW, 
I DO KNOW,
WE ARE ALL DIFFERENT.
Sé, 
lo sé, 

Todos somos diferentes
Pero ¿Y si somos iguales, vos y yo?
Pues, tal vez apliques este mini hearty tip. 

Todos tenemos algo qué aprender y algo qué enseñar, espero a algunos les sirva el consejo de Helen. Si no es así, sólo ignórenlo.

Con amor,
Amparo Cribas. 

LOVE YOU, GUYS…

Amparoooar. 

Ser Mamá Joven, Gabi Langhein comparte su Experiencia

Cada mujer tiene una historia qué relatar, algunas son madres, y Gabi, es una madre joven. 

Las mamás son las únicas personas capaces de experimentar dos vidas a la vez, y en algunos casos hasta más. La historia de una madre es inevitablemente, una en la que los protagonistas son múltiples. Son ellas, las elegidas para presenciar al ser humano en su etapa más vulnerable, y es su abnegado amor capaz de transformarlo en la versión más plena de él mismo. 

Gabi y yo hemos preparado esta entrevista con mucho cariño, aquí ella nos comparte la historia de su maternidad; un antes y un después de dos de los mejores acontecimientos en su vida. 

Tuve mi hijo mayor cuando tenía 21 años, no fue algo planeado pero cuando vi esas dos rayitas en el test me emocioné mucho. 

Con el paso de los meses empecé a sentir mucho miedo pues sabía que era muy joven y tenía muchas cosas planeadas para mi futuro, como terminar mi carrera.

A pesar de ello, en cuanto nació mi hijo todo esos miedos y pensamientos negativos se fueron en ese mismo instante y nunca más volvieron. 

Jamás cambiaría a mi hijo por nada en el mundo.

A los dos años de tener a mi hijo mayor, nació mi segundo hijo, y puedo decir que es una de las mejores cosas que me ha pasado. Definitivamente mis hijos son la mayor bendición que Dios me dio, me encanta ser madre joven, veo otras mamás mucho mayores con bebés y veo que no tienen la misma paciencia que la de una madre joven.

¿Hace 5 o más años pensabas que iba a suceder?

Hace 5 años jamás me hubiese imaginado que a los 21 años iba a ser madre, siempre tuve mis metas bien claras. Primero, graduarme, luego casarme y tener hijos, pero no siempre los planes de uno son los planes de Dios para la vida de uno. 

¿Cómo recibiste la noticia del primer embarazo? 

Me sentí muy emocionada, nerviosa y con mucho miedo cuando me enteré que estaba embarazada pues no fue algo planeado.

¿Cómo fue el primer embarazo? 

Me sentí muy cansada y enferma los primeros 3 meses; perdí mucho peso pues me costaba mucho comer. Después del primer trimestre, empecé a comer poco a poco y logré al final regresar a mi peso inicial. Lastimosamente no subí de peso que sería lo más sano para el bebé, empero gracias a Dios todo salió bien. 

Cuéntanos tres lecciones que has aprendido a lo largo de este camino.

He aprendido a tener paciencia; se necesita mucho con los niños. A ser más responsable, y en general, he aprendido más de la vida, a estimar cada cosa y momento. He valorado el sacrificio que mis papás hicieron por mí.

¿Cómo fue el segundo embarazo? 

Mi segundo embarazo fue aún más difícil, 4 meses sin poder comer, perdí el doble de peso que en el primer embarazo y luego de tener a mi hijo tuve depresión post parto. Fue muy difícil salir de ello, pero mi esposo fue muy comprensivo y siempre estuvo para mí;  ayudando todo el día. 

¿Qué te hubiese gustado saber antes de ser mamá?

Me hubiera gustado saber que no es nada fácil. Siento que nadie habla de lo difícil que es amamantar. Nadie te dice que lamentablemente no es algo que viene natural, se requiere de mucha práctica de ambos lados, de mucha paciencia y de muchas lágrimas. Nadie te dice que pasarás los primeros tres meses en la casa porque el bebé ocupa amamantar cada 15 minutos con una duración de 40 minutos. 

Todos los días quise darme por vencida pero sabía que amamantar era lo mejor para mi bebé y tenía que seguir intentando.

¿Qué te gustaría que todos supieran sobre tu rol como mamá? 

No que todos supieran sobre mí, sino de todas las mamis…  lo difícil y cansado que es ser madre. Que a veces, las madres queremos dejar de ser madres aunque sea por una hora, a veces quisiéramos ser egoístas y enfocarnos solo en nosotras mismas y no tener que servirle a personitas todas las horas del día. 

¿Qué cualidades has desarrollado o reforzado a raíz de tu responsabilidad como mamá?

Como dije, a ser más responsable y a terminar lo que empiezo, algo que no lograba hacer antes y a ser más ambiciosa por el futuro. 

Un antes y un después de ser mamá, en una sola frase. 

De egoísta a aprender a servir. 

¿Qué es lo que más amas de tus hijos?

Sus sonrisas, ese momento que te ven a la cara y te tiran una gran sonrisa con eso te dicen todo, te dicen cuanto te aman y lo feliz que son con lo más chiquito. 

¿Qué es lo que más amas de ser mamá?

Amo todo de ser mamá, es el trabajo más difícil que hay pero, es lo más bello de este mundo, jamás imagine poder sentir tanto amor hacia una persona, ese amor de madre no se compara con nada.

Me siento orgullosa de ser mamá joven.

Gabi Langhein

Conocí a Gabriela en 2017, ahora ella tiene 25 y yo 22. Es una mujer de corazón valiente, determinada a proveer lo mejor de sí hacia su familia. Una hondureña, de quien aprendo muchísimo. Siempre ha sido muy amigable, carismática, y alegre. Conocer su historia me ha dejado esbozada una sonrisa. Mis padres también me tuvieron jóvenes, a sus 23 mi mamá y 22 mi papá, soy testimonio de que con ellos he tenido papás, y amigos, dispuestos a entenderme, pero también han sido más que aptos para hacerlo, ya que nuestra diferencia de edades no es abismal.

¡Espero que la historia de Gabi sea luz para cada lector!

Con amor,

Amparo Cribas.

Machote episodio 31 – Andrews

Recordé que esa vil semana conocí a un chico increíble. Su nombre es Andrews. Me contó su pasado, y con el brío de su voz, viví en un par de minutos su presente. 

Su mente es tan apasionada, su devoción a las letras es tan natural que huele a oxígeno y sus palabras son justamente lo que necesitas oír.

Te agradezco muchísimo porque sin saberlo o intencionarlo, me comprabas con nuestra conversación un ticket de regreso a mi hogar de solaz.

¡Un abrazo e infinitas gracias! No sólo por ésto sino por mucho más.  


Sonando: Barcelona de The Big Moon

Machote episodio 30 – Coexistencia de buenos y malos eventos.

Eso de que los buenos y malos eventos deben coexistir para que cada uno adquiera su debida relevancia, me pareció por mucho, una frase que la gente se había repetido hasta hacerla popularmente aceptada. Sin embargo… otro adagio dice, nunca lo crees hasta que te pasa. Así que, ya se imaginan qué sigue, sí un relato de cómo lo viví…

Esta Semana Santa fue horrible para mí, no esperaba que lo fuese, pues, por primera vez, tenía la oportunidad de predicar en la iglesia, y estaba muy emocionada al respecto. Mi piel empezó a sufrir prurito, lo que coloquialmente llamamos: comezón. Como ésto normalmente sucede por cualquier cosa, no le tomé la debida importancia, hasta que su intensidad aumentó a tal grado de no poder trabajar, y las lesiones rojas en mi piel pasaron de ocupar mi cuello a esparcirse por el resto de mi cuerpo. 

La molestia fue tanto que mi hermana menor tomó la decisión de que yo fuese “hoy u hoy” al doctor. El médico general me diagnosticó con escabiosis, lo que se conoce como, sarna humana. Me sentí muy mal al respecto y a pesar de que cualquiera puede adquirirla independientemente de las diferencias en los hábitos de higiene… me sentí avergonzada. 

El malestar ya no solo fue físico, sino mental. 

Estuve con tratamiento por una semana y nada mejoró. El lunes fui a la dermatóloga, me aclaró que fui mal diagnosticada y me trató por lo que realmente es. Esa misma noche desapareció todo el malestar y después de ello pude “respirar”. 

Hoy, por la noche, me sentía un poco molesta porque me quedé dormida mientras veía el final de la película favorita de Megan y mía, Pixeles. La razón es que, no había terminado con mis pendientes, y ya era muy tarde: no me había cepillado, tenía que programar una entrada para que se publique a media noche, y no había cumplido la cuota de lectura de hoy. 

No sabía si levantarme o no de la cama, pero mi mente no me dejaba en paz así que lo hice, me levanté y fui a cepillarme. Mientras lo hacía, pensé… ¡Realmente ésto es vida! ¡Qué sería sin sentir la espina de estas engorrosas tareas! ¡Qué sería sin sentir el compromiso de cumplir con mis deudas! Ésto es vida señores y señoras, porque esa semana enferma con esa vil alergia, no me permitía hacer mucho más que sentirme miserable, y ahora puedo volver a hacer tanto aquello que me gusta como lo que no, y lo aprecio, realmente lo aprecio.

Suena: The Big Moon, una nueva banda de indie, que he integrado a mi lista de escucha y que es sólo de mujeres. 

El simple hecho de pensar que me puedo mover, y que puedo escribir, leer y escuchar música, mientras siento placer, es maravilloso. ¡Gracias Dios! 

Con amor,

Amparo Cribas.

P.D. ¡Quién diría que después de esa alergia se vino algo peor!

Machote episodio 29 – Vacilando

No he terminado de escribir el machote 27 porque estoy buscando las normas APA adecuadas para poder citar esa parte del libro. Creo que debería ir a Word en lugar de buscarlas en Google. Creo que sería más rápido, pero por alguna razón, “curiosidad” , vacilo en hacer lo seguro. 

No encontré nada productivo por internet. Tampoco busqué mucho. Al final terminé insertando manualmente todos los datos en los campos requeridos en administración de fuentes a través de Word. Ya la tengo.

¿Alguien más a veces se decide ir por otra ruta, sólo porque tienen curiosidad?

Love,

Amparo.

Machote episodio 28 – Lluvia

¡Cómo detesto la lluvia! No es porque sea tan engorrosa, sino porque en mi casa no hay cielo falso. Eso implica que el sonido es inevitablemente asqueroso. Mi abdomen se contrae en señal de repulsión y mi cara no tiene más remedio que hacerse un limón. 

Aunque no soy lo suficientemente estúpida como para negar todas sus ventajas y la bendición que acaece cada vez que nos visita… no me gusta. La ropa no se seca (no tengo secadora). El suelo está húmedo, y mis zapatos se ensucian. Hay más insectos. 

Pero, quizás permite que el sueño sea profundo y ahora que lo pienso, que el calor cese. Ya que hoy también me quejaba del horrible calor que hacía.

¿Querida lluvia, podrías irte? ¡Querida lluvia, no me agradas! Hermosa lluvia, cae rápido y vete. No te amo, tampoco siempre te quiero, pero sobre todo “no me gustas”. 

Maldita lluvia, sigue sonando. 

La detesto.

El exabrupto hubo terminado después de todo eso yo haber escrito. Jajajaja. Un cuerpo humano con un teclado a la mano y una mente de escritor puede capturar emociones en forma de letras, que huelen a honestidad pura, ese anterior es el resultado. Después de que se me pasó la cólera, entendí que lo que más me disgusta de ella es el sonido, y que son las circunstancias específicas que poseo las que moldean mi enfado.

¿Y a ustedes

les gusta la lluvia?

P.D. Aquí les dejo la única lluvia que me gusta, me encanta:

Machote episodio 27 – El Peregrino – Bunyan

Este libro es uno de los más reconocidos entre los cristianos. La reseña me hizo quedarme, porque al final, de él me han garantizado obtener grandes lecciones. Hasta entonces he aprendido mucho. Aunque para ser franca, ciertos pasajes son bastante drásticos, pero es justamente lo que este autor utiliza “alegorías” para hacer visible lo invisible. 

En el Capítulo VI se relata como el personaje principal de este libro “Cristiano” marchaba con rapidez hacia una montaña “y en cuya cima había una cruz, y un poco más abajo un sepulcro. Al llegar a la cruz, instantáneamente la carga se soltó de sus hombros, y rodando fue a caer en el sepulcro, y ya no la vi más”. 

Me gusta muchísimo esta alegoría.Pensar que así debería ser nuestra actitud hacia la cruz, comprender que en ella Jesús murió por mí para que yo no tenga que preocuparme de la carga que este mundo me pueda imponer. Realmente me dejó muy anonadada la alegoría. 

Quiero creer así.

Bibliografía
Bunyan, J. (1935). El Peregrino. Madrid: Juan de Valdés.

Un abrazo,

Amparo cribas.