Ser Mamá Joven, Gabi Langhein comparte su Experiencia

Cada mujer tiene una historia qué relatar, algunas son madres, y Gabi, es una madre joven. 

Las mamás son las únicas personas capaces de experimentar dos vidas a la vez, y en algunos casos hasta más. La historia de una madre es inevitablemente, una en la que los protagonistas son múltiples. Son ellas, las elegidas para presenciar al ser humano en su etapa más vulnerable, y es su abnegado amor capaz de transformarlo en la versión más plena de él mismo. 

Gabi y yo hemos preparado esta entrevista con mucho cariño, aquí ella nos comparte la historia de su maternidad; un antes y un después de dos de los mejores acontecimientos en su vida. 

Tuve mi hijo mayor cuando tenía 21 años, no fue algo planeado pero cuando vi esas dos rayitas en el test me emocioné mucho. 

Con el paso de los meses empecé a sentir mucho miedo pues sabía que era muy joven y tenía muchas cosas planeadas para mi futuro, como terminar mi carrera.

A pesar de ello, en cuanto nació mi hijo todo esos miedos y pensamientos negativos se fueron en ese mismo instante y nunca más volvieron. 

Jamás cambiaría a mi hijo por nada en el mundo.

A los dos años de tener a mi hijo mayor, nació mi segundo hijo, y puedo decir que es una de las mejores cosas que me ha pasado. Definitivamente mis hijos son la mayor bendición que Dios me dio, me encanta ser madre joven, veo otras mamás mucho mayores con bebés y veo que no tienen la misma paciencia que la de una madre joven.

¿Hace 5 o más años pensabas que iba a suceder?

Hace 5 años jamás me hubiese imaginado que a los 21 años iba a ser madre, siempre tuve mis metas bien claras. Primero, graduarme, luego casarme y tener hijos, pero no siempre los planes de uno son los planes de Dios para la vida de uno. 

¿Cómo recibiste la noticia del primer embarazo? 

Me sentí muy emocionada, nerviosa y con mucho miedo cuando me enteré que estaba embarazada pues no fue algo planeado.

¿Cómo fue el primer embarazo? 

Me sentí muy cansada y enferma los primeros 3 meses; perdí mucho peso pues me costaba mucho comer. Después del primer trimestre, empecé a comer poco a poco y logré al final regresar a mi peso inicial. Lastimosamente no subí de peso que sería lo más sano para el bebé, empero gracias a Dios todo salió bien. 

Cuéntanos tres lecciones que has aprendido a lo largo de este camino.

He aprendido a tener paciencia; se necesita mucho con los niños. A ser más responsable, y en general, he aprendido más de la vida, a estimar cada cosa y momento. He valorado el sacrificio que mis papás hicieron por mí.

¿Cómo fue el segundo embarazo? 

Mi segundo embarazo fue aún más difícil, 4 meses sin poder comer, perdí el doble de peso que en el primer embarazo y luego de tener a mi hijo tuve depresión post parto. Fue muy difícil salir de ello, pero mi esposo fue muy comprensivo y siempre estuvo para mí;  ayudando todo el día. 

¿Qué te hubiese gustado saber antes de ser mamá?

Me hubiera gustado saber que no es nada fácil. Siento que nadie habla de lo difícil que es amamantar. Nadie te dice que lamentablemente no es algo que viene natural, se requiere de mucha práctica de ambos lados, de mucha paciencia y de muchas lágrimas. Nadie te dice que pasarás los primeros tres meses en la casa porque el bebé ocupa amamantar cada 15 minutos con una duración de 40 minutos. 

Todos los días quise darme por vencida pero sabía que amamantar era lo mejor para mi bebé y tenía que seguir intentando.

¿Qué te gustaría que todos supieran sobre tu rol como mamá? 

No que todos supieran sobre mí, sino de todas las mamis…  lo difícil y cansado que es ser madre. Que a veces, las madres queremos dejar de ser madres aunque sea por una hora, a veces quisiéramos ser egoístas y enfocarnos solo en nosotras mismas y no tener que servirle a personitas todas las horas del día. 

¿Qué cualidades has desarrollado o reforzado a raíz de tu responsabilidad como mamá?

Como dije, a ser más responsable y a terminar lo que empiezo, algo que no lograba hacer antes y a ser más ambiciosa por el futuro. 

Un antes y un después de ser mamá, en una sola frase. 

De egoísta a aprender a servir. 

¿Qué es lo que más amas de tus hijos?

Sus sonrisas, ese momento que te ven a la cara y te tiran una gran sonrisa con eso te dicen todo, te dicen cuanto te aman y lo feliz que son con lo más chiquito. 

¿Qué es lo que más amas de ser mamá?

Amo todo de ser mamá, es el trabajo más difícil que hay pero, es lo más bello de este mundo, jamás imagine poder sentir tanto amor hacia una persona, ese amor de madre no se compara con nada.

Me siento orgullosa de ser mamá joven.

Gabi Langhein

Conocí a Gabriela en 2017, ahora ella tiene 25 y yo 22. Es una mujer de corazón valiente, determinada a proveer lo mejor de sí hacia su familia. Una hondureña, de quien aprendo muchísimo. Siempre ha sido muy amigable, carismática, y alegre. Conocer su historia me ha dejado esbozada una sonrisa. Mis padres también me tuvieron jóvenes, a sus 23 mi mamá y 22 mi papá, soy testimonio de que con ellos he tenido papás, y amigos, dispuestos a entenderme, pero también han sido más que aptos para hacerlo, ya que nuestra diferencia de edades no es abismal.

¡Espero que la historia de Gabi sea luz para cada lector!

Con amor,

Amparo Cribas.

¿Cómo tratar con compañeros irresponsables?

En la universidad, en el colegio, en el trabajo, en nuestra casa… existen personas irresponsables y porque ésto es una realidad, aprenderemos a lidiar de una excelente manera con este inconveniente.

Lo primero a considerar es que no te puedes deshacer de ellos. Es un deber trabajar con ellos. No obstante, en la última instancia, sí se tiene que hacer algo.

1. Una actitud positiva. Atención, querido o querida, tengo que hacerte saber lo siguiente: eres un líder y tienes que jugar un papel en especial. Para desempeñarlo de manera sublime es importante que mantengas siempre la calma. Con toda la elegancia del mundo debes excluir de este ambiente de trabajo “los prejuicios” y debes pensar que tu equipo es el mejor “un sentido de pertenencia” siempre marca la diferencia.

2. El plan de trabajo. Este primer paso debe hacerse, una vez al tener claro lo que el catedrático o jefe pide. Como decimos los hondureños “en el acto”. Así que anota las partes de la asignación y distribúyelas lo más equitativamente posible. Debes anotar fechas preliminares y fechas finales.

3. ¿Debo o no, delegar? Buena pregunta. Sí, tienes qué. ¿Y si soy muy meticuloso? Bueno, puedes serlo, pero no creo que quieras ser un tonto, a la vez. En fin, delegar a veces puede costarnos mucho, pero te tengo un truco. Estipula fechas muy próximas a suceder. Así tendrías tiempo para revisar cómo va todo quedando, y podrán entre todos buscar viables correcciones.

4. El 80% es suficiente. Al igual que algunos de ustedes, soy a veces muy exigente. Pero, créanme, que algo esté bien en el 80% puede salvarnos de mucho y luego como en el paso anterior es mencionado, sólo hay que retocar lo hecho. Ésto será mejor que hacerlo todo por tu propia cuenta. Aunque ya sé que me dirás que en algunos casos todo está malo, pero…Mantengamos la esperanza, no siempre ocurre lo peor.

5. Quien trabaje obtendrá sus puntos, para que todo sea justo. De lo contrario, nos veremos en la dura situación de tener que privarnos de escribir algunos nombres en las portadas. Cuando llegues a este punto debes tocarlo con delicadeza, ya que si lo dices con el tono incorrecto podrá sonar rudo. Puedes intentar algo así: “Chavos, yo sé que todos tenemos responsabilidades, y ésta no es la excepción, esforcémonos para obtener todos los puntos. Y bueno, queda claro que quien no trabaje no puede ser partícipe de los resultados que por esfuerzo de otros se ha ganado. Así que para evitar incomodidades, hagamos cada quien conforme lo hemos planeado.”

Eso es lo que utilizo y me ha funcionado, espero algo de ello sea útil también para ustedes. En el escenario más oscuro tendrán que interceder de distintas maneras, mas espero que no tengan que llegar a tan penosos casos. Recordemos que una voz con determinación pero suavidad a la vez, es la clave para saber tratar con los demás. Por supuesto, que puedo añadir mucho más detalle, pero no es esa mi intención.

Me dicen cómo les va, y recuerden consensuar TODO, esta guía debe adaptarse a un NOSOTROS, y no se puede tomar las riendas como un líder totalitario.

Con amor,

Amparo Cribas.