Machote Episodio 3 – Escribí bien y mal, y cerra el maldito buzón

Todos escribimos, todos lo hacemos. La gente piensa que lo hace bien o lo hace mal. Pero, les digo: háganlo bien y háganlo mal, después de todo, en palabras nos entendemos mejor, y al final, no somos una película que deba recibir críticas. O sea, sí las vamos a tener, pues todo mundo habla ya sea algo constructivo o destructivo, pero nosotros decidimos si lo recibimos o no. Cerra el buzón y empeza a escuchar tu voz. Es necesario.

Minientrada

¿Por qué dejé de dar explicaciones?

Existen muchas razones, por las cuáles dejé de dar explicaciones, y aunque escribir esta entrada parezca una paradoja, en realidad me place compartir ésto, para que tal vez alguien de ustedes también se libere.

Bien, aquí voy…

1. Porque existen situaciones incómodas que no son fáciles de explicar.

2. Porque explicar demanda tiempo (que puedo ocupar en algo que sí sea relevante).

3. Porque si quiero justificarme, pero a la persona con quien hablo no le agrado entonces todo lo que le diga será un lapso de tiempo que él o ella sólo ocupará para idear su argumento en contra de lo que digo.

4. Porque simple y sencillamente nadie es juez de nadie y somos autónomos para proceder con discernimiento, sin pedir aprobación o permiso(a menos de que sea mamá o papá, o alguna autoridad, jeje; ahí se merecen todas las explicaciones del mundo).

5. Porque puede que mientras expliques algo se te escape una de tus debilidades y posteriormente el receptor la use para destruirte ya sea porque nunca te apreció o porque en un momento se enojó y aprovechó que sabe eso para hacerte sentir mal (los seres humanos somos inconscientemente malvados).

La Opinión no es una Serie de Requisitos

Como cualquier estudiante tengo mis críticas hacia ciertas posturas por parte de los educadores, y puesto que todos hemos sido alumnos , tomo un espacio en mi blog para exponer una de esas inconformidades: la actitud absolutista de algunos maestros.

Cuando cursaba la clase de Filosofía, recuerdo que el licenciado nos dijo que esa era nuestra opinión y por lo tanto no había respuesta correcta. Ésto es verídico, ya que la opinión es el punto de vista de una persona, es una perspectiva totalmente subjetiva. Entonces, quiero dejar clara la diferencia entre opinión y una serie de requisitos que complacen la opinión de un docente.

En la mayoría de nuestras clases está alguna asignación de este tipo. Pero, en muchas ocasiones en el salón de clases nos encontramos con un: “ésto no es lo que esperaba”, por supuesto que te lo hacen saber de distintas forma…los docentes pueden sencillamente pasar de una opinión a otra sin comentarla o sencillamente al término de unas dos, demostrar su insatisfacción con un largo discurso de lo que a su parecer significa el tema asignado.

Es aquí cuando tanto por el bien del alumno como el del maestro considero como solución viable que si lo que en realidad se quiere son discípulos de una escuela entonces se proclamen los requisitos. Por ejemplo, si quiero que mis alumnos estén a favor de la homosexualidad, entonces en lugar de pedir opinión, se pidan las ventajas del asunto. Es así de simple.

¿Qué ocurre si el maestro con actitud arbitraria sigue solicitando “opiniones” que apoyen la suya? Se decepcionará al escuchar todo lo que difiera con su burbuja de ideologías y como resultado de tal estado puede mostrarse molesto, aplastando así, cruelmente, la diversidad de ideas, la creatividad de la individualidad de cada ser.

No con ésto digo que asuntos que son evidentemente buenos o malos deban dejar de discutirse , al contrario, invito a que de manera amena se pongan sobre la mesa y se argumenten pero que jamás se desechen al basurero del silencio por causa de nefastos prejuicios que ponen en duda la razón de ser de un profesor.

Con ánimos de respetar la libre expresión desde la formación de profesionales,

Amparo Cribas.

¡Me gustaría conocer tu opinión al respecto! Espero tu comentario o mensaje a mi correo: am.ny.cribas@gmail.com