Si va a llover, mójate.

josh-calabrese-146257-unsplash

Para algunos, es necesario que una salida sea ostentosa. Yo la verdad, disfruto de las pequeñas cosas, de las casualidades, de un café o un helado, de treinta minutos o de quince. En esta ocasión escribo sobre un amigo. Fue gracioso cómo nos conocimos, porque cuando pensé que lo veía por primera vez, en realidad era la segunda. Verán, es compañero de mi hermana en la universidad, y ella ya me lo había presentado.

Por azar, nos cruzamos la calle al mismo tiempo al terminar nuestras clases de manejo. Yo lo había visto practicando y le pregunté cómo le había ido. Me dijo que bien, que ya aprendía a dominar el embrague. Luego añadí ¿Tu nombre? Wilson. ¿Y el tuyo? Amparo, o eres la hermana de Loanny. Ciertamente. En ese momento me di cuenta… fue muy hilarante ¡Qué pequeño es el mundo!

Al día siguiente, al terminar las clases, le dije que me acompañara a comprar un libro. Luego decidimos almorzar algo, pero terminamos solo tomando unas bebidas. En el café no había energía eléctrica, estaban trabajando con la planta. Se tardaron demasiado para recibir nuestro pedido, y mucho para entregarlo. Mi amigo sudaba, mucho, y le ofrecí mientras hacíamos fila que fuéramos mejor a otro lugar, a lo cual respondió: “está bien, no hay problema”. Me pareció interesante que desistiera un poco de la comodidad y a pesar de las circunstancias disfrutaba el momento.

Al final, terminamos disfrutando de un refrescante licuado y su limonada; ya que ama esa fruta. Y por supuesto, tuvimos una amena, plática.

El último día de clases, le ofrecí que fuéramos por helado (Si quieren hacerme feliz, regálenme). Pero parecía que iba a llover así que prudentemente le dije que lo podríamos hacer otro día, dijo que no le importaba mojarse. Fuimos por helado, yo por chocolate y él por… sí, limón. De nuevo, conversamos acerca de trivialidades, y un par de datos profundos. Al final que no llovió, y Wilson se quedó con las ganas de ver las gotas caer.

La sencillez de mi amigo, me recuerda, que las ocasiones más bonitas suceden cuando desistimos de vanidad, y acogemos la espontaneidad.

Con amor a la serendipia,

Amparo Cribas.

Pueden escribirme en estos comentarios o enviarme un correo a nykollcribasc@gmail.com

Me encantaría conocer su opinión;

es  única y valiosa.

¡Saludos a mis lectores de Honduras, Estados Unidos, Colombia, México, Perú, El Salvador, España, Argentina, Costa Rica, Venezuela, Canadá, Uruguay, Panamá, Guatemala & República Dominicana!

 

5 Señales Inadvertidas de Baja Autoestima

developmenTProbablemente muchas veces te has sentido con baja autoestima por ver cómo otros te excluyen o discriminan. Pero…  ¿Sabías que los trogloditas (personas con escasa conducta civilizada; toscas) también tienen sus puntos débiles? Lo que sucede es que algunas veces por razones inexplicables se les tiene como dioses y no nos damos cuenta de que esconden una capa de bajo autoestima. A continuación esas señales para que ya no le bajen a su autoestima por cosillas tan insignificantes.

  1. No quieren que sus amigos tengan nuevos amigos. En su alto autoestima los trogloditas saben que no son lo suficiente genial y por eso temen a que otras personas compartan tiempo con sus mejores amigos. Tienen miedo de que se los quiten. Eso es tener poca confianza tanto en el amigo como en ellos mismos. 
  2. No celebran los éxitos de los demás. Ellos quieren ser todo el tiempo la portada de la revista y para lástima de su realidad todos podemos prosperar y hacer cosas grandiosas. Pues Dios nos ha heredado con una habilidad creadora, invencible y ultra-trascendental.
  3. Se sienten incómodos cuando alguien copia sus estilos musicales. Lo siento trogloditas, pero… no es culpa de nadie que Youtube, Spotify y… provean tanta música gratis y full accesible (Spanglish). Cada quien puede escuchar lo que se le de la gana. Si te critican por copiarlos es porque creen que así su exclusividad se vendría al suelo. ¿Qué tipo de persona se siente más seguro sólo por la música que escucha? (Cri cri cri.)
  4. Se sienten mejor cuando inventan cosas malas de las personas íntegras. ¿Qué mayor señal de baja autoestima que la siguiente? Las personas que esconden su baja autoestima con frecuencia injurian a sus enemigos (amenazas para ellos) porque no pueden vivir sabiendo que sus enemigos serán admirados o fascinados.
  5. No saben argumentar solo gritar y obstinarse. Argumentar es el arte de exponer con perspicacia una defensa a tu perspectiva (punto de vista) con el fin de encontrar una solución. Eh… Los trogloditas imponen imperiosamente su perspectiva porque tienen miedo a ser desafiados. A menudo, gritan para que así las personas desistan y ellos queden como los que tienen la razón . Obviamente, cuando se obstinan establecen cuánto temor tienen a ser debatidos y a ser corregidos. La próxima vez que veas este tipo de comportamiento, espero sepas que esta persona no tiene la suficiente autoestima como para aceptar sus errores y considerar las opiniones de los demás.

Te animo a que de ahora en adelante ya no te sientas menos ni tampoco más cuando los trogloditas te quieran engañar. Porque, ahora ya sabes la verdad, sólo tienen un déficit de autoestima y no es tu culpa. Así que ten dignidad, serenidad y actitud para sentirte en paz contigo mismo cuando te digan semejantes cosas inverosímiles. Como en otros artículos te recuerdo que no me gusta que se suscriban a las personas bajo ninguna etiqueta, basta con que tú reconozcas las situaciones y no te dejes engañar.        

Con franqueza y amor,

Amparo Nykoll Cribas.