Imagen

Machote Episodio 9 – Cuando pueda usted, ahora

Calculamos mucho, lo hacemos tanto, que a veces, hacemos tan poco por miedo al “si nos ajusta el tiempo”. Deberíamos lanzarnos más a los impulsos inofensivos, sentir más el poder que nuestras manos pueden esbozar. Ceda, ceda a su impulso por escribir algo, ceda al impulso de ver una película con su hijo, ceda al impulso de preparar la sopa de caracol que jamás ha hecho. Ceda porque, la vida se acaba, y ello se siente más, cuando tenemos una lista de tareas en las que “hacernos felices” no es una prioridad. 

Machote Episodio 8 – El Aceite de Lorenzo

Las películas son muy importantes, y aunque contemplar lo estético es quizás lo más entretenido también existen lecciones extraíbles y generalmente personalizadas según nuestro contexto, para hacernos reflexionar, y con un poco de suerte, cambiar. 

El aceite de Lorenzo muestra la inevitable desesperación de dos padres ante la enfermedad de su hijo. Realmente no descansaron hasta encontrar la cura. Aunque no tenían la certeza de encontrarla, tuvieron la esperanza necesaria para recorrer a gritos el camino que a ella les aproximaba. 

Su determinación estaba fundamentada en el amor puro hacia su niño. Hubo obstáculos a granel, pero no hay algo que pueda hacerte desistir cuando amas de verdad. Esta película me hace reafirmar una vez más el amor que le he dado a mi carrera.

Todo parece muy lejano desde este presente, pero estoy segura de que si me esfuerzo por depurar mi alma, no llegaré a ser un médico, sino “el médico” de muchos, que en mí confiarán y a quienes después de tantos años estaré capacitada para ayudar, para sanar.

Ruego a Dios para que haga crecer el amor en nuestros corazones. Que en su piedad se muevan las piezas para que cada uno, sin importar aquello a lo que se dedique o se desea dedicar, pueda vivir un sueño, con destello, más ruidoso que cualquier temible trueno. 

Amén.

P.D. Este es el capítulo de ayer, sábado 17 de abril, pero dormí toda la tarde. Quizás debería programar las entradas, aunque es menos divertido.

Bendiciones, hermanos, con amor,

Amparo Cribas.

Machote – Episodio 7 – “Tosca”

Recuerdo bien que a mi padre no le gustaba cierto vocabulario utilizado en mis escritos, le parecía brusco y atrevido, y lo es. Pero, creo que ni él, ni yo, entendíamos en aquel entonces, que el diálogo interno que entablamos en las letras, aunque a veces parece estar intrínsecamente relacionado con la manera en la que actuamos o procedemos, no lo está. 

Elías y yo hemos escrito mucho últimamente. Elías es un amigo que me ha enseñado en poco tiempo a aceptar ciertos rasgos de mi personalidad como escritora. En la poesía me he dado cuenta de que quizás son las letras una dimensión aledaña a la realidad, pero no son meramente ésta.  

Al haber escrito estos párrafos me siento más metafísica que tosca… Pero, sólo quería aclarar, no tomemos por literal cada frase de un escritor. Hay que saber interpretar, y saber que la interpretación será siempre subjetiva, y que en ella cada quien forja una nueva realidad “quizás con retales del pensamiento de alguien más, que también lo ha sido de alguien más”.

Digamos que el proceso de catarsis puede estar implícito cuando escribimos y nos ayuda a sacar algo que nos pesa mucho, y ello puede salir “tosco” o puede salir “dulce”, pero sea como sea que logre escapar, “es necesario” para existir “respirando” y no respirar sin existir. 

P.D. Ayer no publiqué porque mi dispositivo no me permitía “pegar”.

Con Amor,

Amparo Cribas

Saludos hasta Guatemala, Colombia y EE.UU.

Machote Episodio 4 – Reza mucho y cogele amor a la serendipia. 

A menudo solía quejarme de los días buenos y los malos, hasta que hubo uno en el que me sentí “hecha mierda”. Sí, todos lo hemos dicho. Sí, usted, santurrón, también lo ha pensado. Así que no venga con convencionalismos y quiera juzgarme, pero si quiere hágalo, ya a mí que no me interesa mucho lo que esa singular parte de su opinión me pueda a mí otorgar.

Y como le decía, me sentí tan mal que pensé “es el final”, me quedé en una esquina de mi cuarto en donde el piso se sentía más duro de lo normal y mi carne decidió por algún motivo abandonarme para dejarme al lado de mi columna vertebral, sintiendo el dolor en el alma pero también en los huesos.

Después de haber terminado esos días de enfermedad, y de angustia, había empezado uno de los más grandes proyectos que he decidido realizar, y me había renacido el ser tan glorioso que el mundo me había arrebatado. Me di cuenta de que las oraciones dan sus frutos, que la serendipia es mero plan de Dios que es desconocido a nuestras cortas vistas, y que puedo disfrutar de la belleza de mi vida, aunque esta tenga cariz a incertidumbre, porque al final que la fe elimina cualquier temor.

Machote Episodio 3 – Escribí bien y mal, y cerra el maldito buzón

Todos escribimos, todos lo hacemos. La gente piensa que lo hace bien o lo hace mal. Pero, les digo: háganlo bien y háganlo mal, después de todo, en palabras nos entendemos mejor, y al final, no somos una película que deba recibir críticas. O sea, sí las vamos a tener, pues todo mundo habla ya sea algo constructivo o destructivo, pero nosotros decidimos si lo recibimos o no. Cerra el buzón y empeza a escuchar tu voz. Es necesario.

Machotes – Piloto: Complejidad y tiempo No son Sinónimo

Complejidad y tiempo no son sinónimo, pero nuestra flojera vehemente nos hace agruparlos bajo un mismo concepto. Mientras hacía tareas dentro de mi casa, recordaba que no debía dejar que la luz del sol se fuese sin antes lavar un vestido que tenía en detergente. Mi concentración fue asaltada por una charla sobre el impacto de la educación en línea por el científico Tyler Dewitt. Sin saberlo del todo, salí a dejarle unos platos a mi abuela y me encontré con un café negro nadando en el cielo. 

Al llegar a casa de mi mami, mientras me servía un poco más del delicioso dulce de plátano que preparó, pensé. “Pucha, ya está todo oscuro y no lavé el vestido”. Aproveché para recordar lo que hacía días aprendí… debo prepararme para los momentos difíciles, debo entrenar en ellos, apoderarme de su peculiar sabor y degustarlo como la Nutella. Así fue como pensé. Quizás ya sea de noche, me toque traer una lámpara porque ahí el foco no funciona, y eso me haga tener que invertir más minutos, pero no es más complejo, sólo es más tiempo.

Aunque a usted le pueda parecer una muy trivial observación… piense. Deténgase a evaluar cuánto ha dejado de hacer porque cree que es muy complicado, cuando en realidad, es sólo más “prolongado”. 

Con Amor, 

Amparo Cribas.

Si ésto tocó alguna parcela de tu materia gris, déjame un comentario o me escribís a amparoescribe@gmail.com Me dará mucho gusto compartir ideas, sin importar si son o no relevantes para vos.